Las botellas de tinta que adquirimos para recargar una impresora de sistema contínuo Canon PIXMA, se identifican con letras (CMYK) correspondientes a las siglas en inglés de los colores cian, magenta, amarillo y negro. Pero, ¿por qué estos colores? Si no eres experto en el diseño gráfico, probablemente no conozcas la respuesta. No te preocupes, en este post te lo explicamos.

CMYK es un modo de color, también conocido como sistema, esquema o modelo de color. También se le conoce como cuatricromía por estar compuesto de los ya mencionados cuatro colores. En la impresión a base de tintas, se utiliza el CMYK para obtener toda la gama de colores derivados.

¿Cómo funciona el CMYK?

Según los principios de la teoría del color, el cian, magenta y amarillo, en distintos porcentajes son capaces de formar una paleta de colores completa. Este sistema funciona a partir de una base blanca, como lo es el papel. Por tanto, los tres colores al 0% dan como resultado el color blanco, mientras que al 100% forman el color negro. Sin embargo, al plantearse esta combinación muchos años atrás, los expertos notaron que el color negro no tenía una saturación completa, por lo que le hacía falta una placa negra o placa clave (en inglés key, por ello la letra K). Esto dio como resultado final la composición de siglas CMYK.

El modo de color CMYK funciona restando luz y parte del fundamento de que a menos carga de tinta el resultado es más cercano al blanco y con mayor color se obtienen tonos más oscuros. Por tanto, el principal detalle a tener en cuenta en este sistema, es que no puede formar tonalidades muy luminosas. En ciertas ocasiones el color que vemos en el monitor cambia ligeramente o no coincide por completo con el color impreso. Esto se debe a que las pantallas funcionan con otro modo de color: RGB.

¿Cuál es la diferencia con RGB?

Este modo utiliza los colores rojo, verde y azul (red, green y blue). Bajo este sistema, los tres colores aportan luz. Así, mientras más elevada sea la combinación, más se acercará el resultado al blanco. Por otro lado, la menor presencia de color o la ausencia de color, lo acercará al negro.

Con el RGB se pueden lograr una mayor cantidad de tonalidades y espectros luminosos, sin embargo, no todos podrán ser impresos bajo el sistema CMYK.

Todas las pantallas que empleamos día a día utilizan el sistema RGB. El monitor de una computadora, el televisor o nuestros teléfonos inteligentes.

De forma predeterminada, las impresoras vienen configuradas para convertir el modo RGB a CMYK. Si bien no pueden alcanzar todos los tonos de la gama RGB, no hay mayores problemas en llegar a los colores de la gran mayoría de fotografías o imágenes.

Si te gustó este post de Impresoras Canon Perú, compártelo en tus redes sociales y no dejes de visitar nuestro blog para recibir más información y consejos sobre el mundo de la impresión.

Contáctate al 0800-54-803 para recibir asistencia de Canon en nuestros centros de servicio en Lima y provincias. Si tienes alguna duda o consulta, puedes escribirnos al correo [email protected] y te ayudaremos en breve.

Entradas Relacionadas